Filmografía

MÉRITOS

2001

Beca de creación plástica, Fundación provincial de artes plásticas Rafael Botí.

PROYECCIONES

2006

Encrucijadas (exposición individual). Sala Arpillera, Palacio de la Merced, Córdoba (catálogo publicado ISBN: 84-8154-111-7).

 

2005

Judería 2005. Intervenciones en el Centro Histórico de Córdoba (comisario Óscar Fernández). Córdoba.

  VIDEOCREACIÓN

'Youthdream, Youthquake'

  10:17 | MiniDV Pal, Stereo | 2005

JUAN LÓPEZ LÓPEZ

 

Cuenta Frank Schirrmacher en su libro El complot de Matusalén (Taurus, 2004) que a principios de la década de 1960 la gente empezó a seguir el rumbo que marcaba la juventud en la moda, la música, la publicidad y el cine; es decir, en todos los ámbitos en los que miramos, jugamos o buscamos entretenimiento. Diane Vreeland, redactora jefa de una de las publicaciones más influyentes del mundo de la moda, la estadounidense Vogue, fue la que acuñó y difundió el término “youthquake” (seísmo juvenil) para describir el impetuoso movimiento que dominaba la moda, la música pop y la cultura de los jóvenes. Aunque el término parecía evocar un desastre, el fenómeno habría de convertirse en una bendición: un nuevo grupo de consumidores de proporciones gigantescas que inició ese culto a la juventud que la publicidad sigue alimentando en nuestras conciencias.

 

Youthdream, Youthquake es el tercer y último episodio del proyecto Cities (2002-2005), grabado en Córdoba, y funciona como un relato videográfico presentado a modo de sueño. La pieza descompone algunas secuencias extraídas de la realidad más cercana hacia la formación de un nuevo discurso en el que por medio del lenguaje audiovisual y la incursión de símbolos y metáforas en los diferentes planos, conduce hacia el concepto de la supremacía de lo joven y lo bello.

 

Una sociedad que como la nuestra -añade Schirrmacher-, se guía cada vez más por los valores que aparecen en los medios de comunicación, ante la abolición de las restantes tradiciones va remendando el cuerpo de la persona anciana como hacía el Dr. Frankenstein con su monstruo, para acabar por expulsarlo de la comunidad. Sobrevivir en un joven y moderno apocalipsis, en una sociedad donde la población paradójica mente prolonga su existencia más allá del centenario, se pelea con la cirugía estética en un afán de conseguir la eterna sonrisa, o en donde aparecen cuarentones disfrazados con ropas de quinceañeros cual maniquíes, pero que por contra, y a la larga, decrece hasta la extinción, como en el reino animal, no es más que una batalla entre El ser de hoy vs. El ser de mañana. La dictadura de la juventud, la belleza y la sexualidad se ha convertido en una amenaza para la nueva mayoría. Y esta mayoría no es sólo el ingente número de población anciana que se avecina en los próximos años, es además todo el conjunto de su legado vital y testimonial: social, político, cultural, patrimonial, filosófico, etc. Las cicatrices del tiempo aparecen, por ejemplo, en nuestras edificaciones (Mezquita-Catedral, Puente Romano y portada del Museo Arqueológico y Etnológico de Córdoba), y no son vergonzantes, se diría paradigmas del conocimiento, del paso del tiempo y motivo fundamental para la conservación de una memoria colectiva en serio riesgo de aniquilación.

 

Decrepitud, guerra, enemigo, inútil, monstruo, debacle, necio, malo, inflexible, deficiencia, crisis, muerte, aburrido, feo, caducidad, desmemoriado, vago, enfermo, egoísta, desfasado, apocalipsis, débil, sin imaginación, viejo, cansado, inflexible, estorbo, anticuado… Todos éstos son términos de la oposición de la naturaleza contra la vejez. O, lo que es lo mismo, los valores de esa estética nazi de lo bello y del culto al cuerpo imperante en nuestros días.

2018 © JUAN LÓPEZ LÓPEZ

web by

pliegues