Cero lux, nCapsula2 y The Collector

VIDEOCREACIÓN

MiniDV Pal, Stereo. 2001

JUAN LÓPEZ LÓPEZ

 

El comportamiento primitivo e intuitivo se consolida desde la teoría psicoanalítica como el motor ideal de la conducta, en tanto que desconoce las represiones y los estados alienantes de la persona. El desarrollo evolutivo, a menudo, desarrolla el camino inverso, y sus consecuencias se convierten en conducta habitual para el individuo, apareciendo frustraciones irreversibles, ejercicios traumáticos, la obstrucción de lo real, una desvinculación del entorno...

 

Cero Lux es una surge de una coreografía improvisada que supone el inicio de una serie de sinuosas y contenidas acciones corporales de carácter performático filmadas en vídeo, aunque a la postre se entienda también como un acercamiento inconsciente a la pintura (en movimiento) de la cual es deudor el artista en su formación inicial. La pieza se logra a partir de una experimentación con el medio videográfico y la propia videocámara, por lo que el título no es casual. La opción “cero lux” permite la grabación en total oscuridad, lo que emparienta la obra con las imágenes grabadas por radares, armas y otros equipos profesionales de filmación. La oportunidad de ser grabado con este filtro me otorga un aspecto de objeto vigilado, de víctima inocente indefensa ante un ente mayor: la fuerza opresora. Este envoltorio en Cero Lux es una metáfora sobre las represiones que surgen a lo largo del desarrollo del individuo y que en distinto grado, cada uno de nosotros, combatimos hasta la muerte con mayor o menor ímpetu. La pugna por romper la carcasa represora se convierte en personal e intransferible, es la metáfora de la supervivencia, del instinto de superación diario. Quebrantar ese límite fronterizo entre el espacio personal y el espacio universal es el cenit inherente del devenir humano; el darse cuenta de ello, la misión.

 

La manta racionalista que nos otorgaba la percepción absoluta de las cosas debe de romperse en pos de lo instintivo, a favor de la vida misma. Y es que el cuerpo es el mayor condicionante de nuestras vidas según la teoría freudiana, que entiende la anatomía como el destino de los Hombres. De esta la lucha con y contra el propio cuerpo es donde se extrae la base conceptual para este iniciático vídeo y de mis primeras obras.

VIDEOCREACIÓN

MiniDV Pal, Stereo. 2002

Tres vídeos en uno. Tono intimista, hermético y perturbador, en cuanto que formalmente se muestran algunos conceptos como el desdoblamiento de la personalidad, la angustia y el pesar del espacio circundante como extensión de la esencia fisiológico-espiritual del individuo. Además, con el empleo de otros recursos técnicos como la falta de nitidez, el acercamiento violento y excesivo de la videocámara y la manipulación digital de la imagen, se juega a la imprecisión, y eso conlleva ser otro diferente en comparación con el objeto representado y la necesidad de un nuevo modo de percepción.

 

La obra se plantea como una videoproyección multicanal de gran tamaño, tal que se consigan potenciar estas cualidades espaciales que se plantean, así como la pretensión de ofuscar la mirada y los códigos perceptivos del espectador.

 

Si en otros proyectos el cuerpo servirá para reflexionar sobre las cuestiones de la retórica de género, en esta serie parece ser la opresión del espacio y la reconsideración de las nociones de performance y coreografía, las que llevan al espectador a cuestionarse como “el crear situaciones en las que se altera la forma convencional de mover el cuerpo, por necesidad de eficiencia o para crear un sentido, trátese de situaciones establecidas o inventadas, lleva precisamente a cuestionar las convenciones”. Convenciones sociales y espaciales que colocan al protagonista del vídeo, el propio  artista, en el territorio del “entre” de la poética del vídeo, en un cruce de caminos en los que el cuerpo ya no sólo se relaciona de una manera narcisista con la tecnología, sino de una manera necesaria para que se produzca la exploración y deconstrucción de las identidades.

VIDEOCREACIÓN FOUND-FOOTAGE

MiniDV Pal, Stereo. 2002

Remix de varias escenas del filme de Willian Wyler "The Collector" (1965), interpretado por Samantha Edgar y Terence Stamp, para reconsiderar determinados aspectos de la conducta primitiva humana como el deseo y el placer. La reconstrucción de los hechos en el vídeo ha sido modificada alterando el tiempo del relato y sus elementos de continuidad, mediante elipsis y flashback que, sin embargo, no alteran el relato histórico de la película.

 

La importancia del estudio de este fragmento del filme de Wilder recae no sólo en el concepto de violencia sino que se inmiscuye en el complejo entramado de las acciones represivas y privadoras de la libertad individual. La violencia, el rapto y el deseo de ser amado que conjugan la película se insinúan aquí y se subvierten para crear nuevas imágenes con contenido propio.

2021 © JUAN LÓPEZ LÓPEZ